Celos { John & Kalini }

Ir abajo

Celos { John & Kalini }

Mensaje por Maria G. Di Angelo el Miér Mar 23, 2016 8:00 pm

Maria G. Di Angelo escribió:Transcurría mi último turno por la noche, antes de volver a casa con Stella. Creo que me salía bastante mal el ocultar que la pequeña era la favorita entre mis hijos, pero más me volvía atenta con ella cuando tenía que pasar tantos días alejada de su lado por este trabajo. Eso no significa que descuide a los demás, de hecho he encargado a Benedict, el fantasma que siempre me acompaña, que busque a John ya que hacía bastantes días que no lo veía. Desde la primera vez que me topé con aquel ente, jamás había dejado de aparecerse y ahora fungía como una especie de asistente para mi, nuestra relación era extraña en ese sentido pero como podía controlarlo siempre me hacía caso. No tarda en volver e informarme que mi hijo está en la sala de relajación del tercer piso, no muy lejos de donde me encuentro, por lo que me encamino hacia allá. Si bien no me sorprende que sean horas no apropiadas (?) para que esté fuera de la cama, tampoco tengo intención alguna de hacerle un regaño, simplemente quiero verlo. Cuando abro la puerta del lugar me llevo una gran sorpresa, arrugo el ceño pues Benedict tenía razón. Mi hijo estaba ahí, pero no estaba solo. Ni en una situación donde una madre, profesora o Jefa de Casa pueda estar presente. - Jóvenes, me parece que no es el lugar, ni la hora, indicados para estar haciendo esas cosas. - cruzo los brazos, intentando no enfadarme. John se había vuelto frágil a mis ojos desde que entró al colegio, necesitaba un poco de protección extra de mi parte (al menos así lo veía yo) y apenas había empezado a dejarlo ir más cuando me lo encuentro entre besos con una chica. - Señor Di Angelo, ¿puedo tener una palabra con usted? - en el sentido figurativo, ya que él no hablaba. La vena de mamá celosa me salta, sin poder reprimirla y observo a la rubia que intenta quitarme a mi hijo(?) o al menos intenta algo con él, mientras espero a que el Sly se acerque a mi.

Kalini Z. Jankowski escribió:[justificar]Mi sonrisa se ensanchó con su respuesta, mientras tanto en mi mente repetía las palabras que me había dicho antes, lo que solo ayudaba a ponerme más feliz. Lo besé una vez más, cada vez me salía más fácil y menos lo pensaba. Y no me habría movido de donde estaba en quién sabe cuánto tiempo de no ser porque una voz nos sobresaltó a ambos. No se me había ocurrido que alguien más podía entrar. ¿Hora? ¿Qué hora era? Por Merlín, no tenía ni idea de qué hora era. De más está decir que inmediatamente me enderecé para sentarme y alisar un poco mi ropa. Sentí el calor subir a mis mejillas y es que seguramente mi rostro estaba tan rojo como un tomate, pero no podía dejar de sonreír aunque lo intentara. No me importaba a mí el lugar y la hora, y tampoco es que estuviésemos haciendo nada extraño, pero mantuve mi boca cerrada. Seguramente cuando se me pasara la euforia y pensara en esto me avergonzaría más. Podía haber sido cualquier otra persona, pero tenía que tratarse nada más y nada menos que de la profesora Di Angelo. Aunque también podría haber reaccionado mucho peor, ¿no? Solo le eché un rápido vistazo y luego me quedé viendo mis pies, sin levantar la mirada. Nada más para ver de reojo a John que estaba al lado mío.[/justificar]

John Constantine Di Angelo escribió:[justificar]Y algo realmente inesperado pasó, entre tanto amorío y color rosa unos pasos se escuchan desde afuera, claro que lo escucharía, tacones golpeando ese suelo tan rudo, y con unos oídos tan definidos, pero eso no significa que haya prestado atención, de hecho cuando entró esa persona me sobresalté como si me hubieran asustado, no porque nos vieran sino por quien era, mamá... Juré que me asusté tanto que pude haber dicho mamá como segunda frase de mi recuperación, pero no, quedó en mis pensamientos, mis ojos abiertos sorprendido mientras la miraba en silencio, no es que pudiese decir algo, pero aunque pudiese no lo habría hecho de lo sorprendido que estaba. Me veía con esos ojos de enfado o algo así, no sé definir esa mirada pero era aterradora.

Tragué saliva y me paré cuando Kalini ya no estaba sobre mí, esas palabras no es que estuviésemos haciendo esas cosas, yo no he hecho ni hago esas cosas ni las había pensado, pero seguramente mi madre era más traviesa a mi edad de en ese momento, volví a tragar palabras, si palabras, no saliva, bueno eso también, cuando dijo que quería hablar conmigo, me acerqué mirando hacia atrás a Lini como si deseara que me salvara de sus garras, pero no lo haría, estaba igual o peor que yo, le hubiera dicho "ya vuelvo" pero sin voz y mi cuerpo temblando no fui capaz de hacerle ni las señas, me paré frente a mamá y sonreí con nerviosismo, y empecé. "¿Qué pasa madre?" en señas.
[/justificar]

Maria G. Di Angelo escribió:Sigo con los brazos cruzados, desviando la mirada en el momento en que los chicos se liberan del nudo humano en el que estaban convertidos y carraspeo para hacer un ruido distractorio de los murmuros nerviosos de la chica y los ruidos de mi hijo. Miro hacia la puerta hasta que John se pone de pie frente a mi, preguntándome aquello con tal tranquilidad como si lo hubiese encontrado bebiendo té, por lo que arrugo el ceño. - ¿Qué crees que estás haciendo? - le pregunto, intentando no ponerme histérica y hablándole en señas también, pero murmurando las palabras. - Estás fuera de la cama a deshoras y con.. Ella... - la miro de reojo, bien podría sacar humo por los oídos ya que estoy enfadada enserio. Si bien no pretendía regañarlo, ahora no me había quedado más remedio que hacerlo. - ¿Quién es? - pregunto al final, dando saltos de mi modo mamá a modo profesora a modo mamá de nuevo. Y una mamá bastante celosa y protectora.

Kalini Z. Jankowski escribió:[justificar]Por la mirada de John me dan ganas de levantarme y seguirlo, pero creo que eso solo hará las cosas peor ya que la profesora solo lo ha llamado a él. Mi curiosidad es demasiada como para hacerme la desentendida y me es imposible no mirar en la dirección en la que están ambos hablando. Claro que no escucho absolutamente nada y desde donde estoy no tengo una visión completa de lo que hace cada uno, así que no me entero de nada, pero puedo imaginarme de qué va la cosa. Mi sonrisa ya se había ido y ahora mordía el interior de mi mejilla con nerviosismo. No quiero que John tome toda la culpa por esto, si bien me doy cuenta de que va más allá del ámbito académico, también soy culpable y no me gustaría que la madre de John crea que soy una desubicada, cosa que probablemente ya hacía. Me levanté e hice mi camino hasta donde estaban. ―Siento mucho esto, sé que no deberíamos estar aquí. No volverá a pasar― dije tratando de mantener firmeza en mi voz, sin éxito.[/justificar]

John Constantine Di Angelo escribió:[justificar]Tenía que darle muchas explicaciones a mi madre sobre lo que pasó, así que empecé, porque así era yo de inocente, aún. "Estaba cansado y me vine a descansar y me quedé dormido toda la tarde aquí y desperté y estaba ella leyendo y nos quedamos a charlar." en ese momento me interrumpió Kalini y sonreí para tomarla por la cintura, as cosas se adelantaron pero es hora de decirle. "Ella es mi novia." le hago las señas con una mano, y la miré, a Lini, sonriendo y algo más meloso indicándole la felicidad que me provee, pero entonces me separé de ella para dirigirme a mamá. "Lo siento, no vi la hora, pero, no estábamos haciendo nada, y no íbamos a hacer nada." esto último no pude soltar una risa porque pensar que haría algo más allá de los besos simplemente era gracioso, ella y yo, en esas, ja, no, no podría ser.

"Madre, ¿para qué me buscabas?" le pregunto, era obvio que lo hacía, veo al fantasma que la acompaña siempre y sé por qué está ahí, es por mí y no es para regañar, aunque eso surgió al verme con una persona que ella no conoce y en esas situaciones tan comprometedoras.
[/justificar]

Maria G. Di Angelo escribió:Observo a mi hijo como si fuera la única persona en el lugar, demasiado concentrada en su explicación como para ignorar, sin que quede mal, a la chiquilla quien se hace paso hacia mi atención. Le dedico una mirada severa y aprieto los labios. - No le pedí su explicación aún, señorita. - no tenía idea que me sucedía, pero verles juntos me hacía enfadar más. Ruedo los ojos seguido de un bufido cuando John la toma por la cintura y me dice que es su novia. Sigo con un brazo cruzado sobre el pecho y con la otra mano me acaricio las sienes con el dedo pulgar e índice. - No pueden estar aquí. - vuelvo a decir, en voz alta y en señas para John, sabía que él podía escuchar pero me había acostumbrado a hablarle así con tal de que aprendiera a comunicarse más deprisa y ya me había quedado con la costumbre. - Deben estar en sus dormitorios, separados. - termino de decir aquello antes de volver a ignorar a la rubia, cuyo nombre no he preguntado ni me interesa saberlo y dirijo la mirada al Slytherin. - Hace mucho que no te veía, quería asegurarme de que estás bien. - me encojo de hombros al terminar y les dedico una mirada a ambos. - Tienen quince minutos para volver a sus respectivas habitaciones. - lo dejo como advertencia antes de darle un beso en la frente al nigromante y retirarme de ahí.

Kalini Z. Jankowski escribió:[justificar] ―Perdón.― Seguía mordiéndome la mejilla, ya entendí, mejor me hubiera quedado donde estaba. Pero es que no quería que solo John recibiera la bronca, y también tenía que disculparme por haber perdido la noción del tiempo, aunque más que eso no encontré nada malo en mi comportamiento. Me relajo un poco cuando John me toma por la cintura y me quedo mirándolo con cariño -y así no siento que la profesora me come con su mirada-. Luego presto atención a la breve conversación que tienen, claramente ella prefiere ignorarme y no se tomó en serio lo de «novia». Ahora estaba molesta, eso que dicen de aferrarse a la felicidad porque no dura mucho es bastante cierto. No es que iba a dejar que esto arruinara todo, pero ya me había amargado. Asiento ante lo último que dice antes de irse, y la veo marcharse en silencio. ―Tu madre me odia― declaro con pesar y me muevo de vuelta al sofá a buscar mi libro y el pergamino en blanco para guardarlos. ―Lo siento, no quería meterte en problemas― digo mientras tanto. Tenía ganas de llorar, sentía que me picaban los ojos, pero me reprimí porque sería tonto hacerlo, por más frustrada que me sintiera.[/justificar]

John Constantine Di Angelo escribió:[justificar]Mi madre siempre fue así de severa pero conmigo es más protectora sobre todo después del incidente, supongo que se siente con la necesidad de ser así, aveces olvidándose de que podía ya, con 17 años protegerme a mí mismo, además de que después de mi primer año o segundo la fragilidad ya había desaparecido en mí, pero supongo que igual le preocupo, está bien eso, aunque en ese momento me sentía un poco mal por como trataba a Kalini y por como no hacía mucho caso a mis confesiones, creo que era por celos de madre, pero en ese entonces yo no lo entendía así, y recuerdo que cuando se marchó me sentí frustrado con ella y la ignoré por un rato.

Cuando quedamos nuevamente a solas Lini y yo y le sonreí por su comentario tomándola y abrazándola con fuerza besando su frente, el ambiente no volvió a ser como en el sofá pero volvió a calmarse y a ponerse más rosa, negando con la cabeza por sus comentarios pero no dije nada más, pues no quería separar brazos de ella y terminé pegándome más a ella en un fuerte abrazo transmitiendo mis sentimientos por el contacto físico y no por palabras ni gestos, solo el apretón de cuerpo con cuerpo, por unos quince minutos, los quince minutos que me dio mi madre para moverme de ahí.

Me separo y la tomo de la mano para empezar a caminar por el pasillo de vuelta a las habitaciones, mientras conversamos un poco al final, antes de separarnos.
[/justificar]

Maria G. Di Angelo

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 20/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.